Soy tu Doula

_XM_7628

Te comparto mis razones fundamentales para contactar una Doula

5 razones para contratar a una Doula

 

Ellas vinieron a suplir la red de mujeres de antaño, que contenían y sostenían a las mujeres durante el embarazo, el parto y la crianza.

 

La maternidad es el hito más grande en la vida de una mujer. Desde el día en que la mujer sabe que está embarazada comienza un camino con desafíos más grandes de lo que pudo imaginar y, a la vez, con satisfacciones que nadie es capaz de describir.

¿Qué es una Doula?

El término Doula se remonta a la Antigua Grecia. Las Doulas eran las sirvientas destinadas a ayudar a la mujer de la casa durante el parto y el postparto. Así que las Doulas son una figura de acompañamiento psicológico y emocional que aporta beneficios a la mujer, el bebé y la familia que la contrata.

 

5 Razones para contratar una Doula:

 

1 La Doula te brinda información amplia, clara y objetiva.

 

Es cierto que las mujeres estamos preparadas naturalmente para parir. Sin embargo, hace varios siglos nos venimos apartando de esta naturaleza instintiva, de la conexión profunda con el cuerpo. Hacemos nuestras necesidades en sillas de porcelana, llevamos sujetador todo el día, apagamos nuestras alarmas corporales con ibuprofeno, no estamos conectadas con nuestro ciclo menstrual. En humanos desmamiferizados como nosotros, un proceso de parto requiere de planificación. ¿Estás informada sobre los protocolos por los que toda mujer embarazada debe pasar para parir en un hospital? ¿Has pensado cómo te gustaría qué tu bebé llegue al mundo? ¿Te has informado sobre el proceso de lactancia? ¿Has hecho acuerdos con tu pareja? ¿Tienes imaginada la logística de ida al hospital, y de regreso a casa?. ¿Has reconocido algunos miedos? ¿Cuáles? ¿Cuáles son tus dudas? ¿Qué te emociona? ¿Qué te preocupa?. Traer una vida al mundo es un proceso de toma de decisiones. Tu Doula no te dirá qué hacer, pero te ofrecerá las diversas opciones de forma objetiva. Tener el apoyo de una Doula que te ofrezca una amplia perspectiva para que tomes decisiones bien fundamentadas es una inversión garantizada.

 

 

2 La Doula llena un vacío que la ciencia no puede llenar.

 

 

La llegada de la tecnología entró en las vidas de nuestras bisabuelas imponiendo su potestad. ¿Y cómo no?. Llegó salvando vidas, desafiando a la muerte, erradicando pestes y presentándonos el gran mito del confort. Sin embargo, varias generaciones más tarde, encontramos un gran vacío. Un vacío que la ciencia no puede llenar. Hemos superado el asombro ante las posibilidades de la ciencia (por ejemplo, imagina las primeras mujeres que parieron con anestesia, se sentían muy modernas de irse al hospital y todas querían probarlo, o aquellas que la ciencia salvaba de alguna complicación y lo contaban a las demás, todas querían esas posibilidades). Somos afortunadas de nacer en un era donde los riesgos que podrían presentarse a la hora de parir están más controlados que nunca. Sin embargo, nos encontramos con una gran vacío, estamos sin mujeres que nos apoyen emocionalmente. Ya no vivimos en tribu ni somos familias numerosas. Pocas veces hemos tenido la oportunidad de ver parir a nuestra madre o hermanas. Estamos aislados en cubículos y una mujer que va a parir y criar un bebé necesita soporte de otras mujeres. Las Doulas estamos para eso, para recordar el instinto, la auto escucha, el poder tecnológico inherente a tu propia naturaleza. Tener una Doula es reencontrar el valor de una mirada, apreciar aspectos emocionales y mentales y dar la bienvenida a otros aspectos asombrosos de la vida, como el amor y la magia.

 

Así pues debes saber, que las Doulas no somos personal sanitario. Sin embargo, ser ayudado, cuidado, guiado, escuchado y comprendido son ocupaciones que no atañen a los médicos ni enfermeras y para las cuales las Doulas nos hemos entrenado.

 

3 La Doulas se han preparado para su labor de acompañamiento.

 

Cualquier mujer podría ser Doula pero no todas han invertido tiempo y dinero en preparase para serlo.

 

Desde 1980 se viene comprobando, a través de estudios comparativos, cómo una figura de acompañamiento contribuye positivamente al óptimo desarrollo del proceso de parto y post parto. Hoy en día existen instituciones como la Red Europea de Doulas y escuelas de formación que están abocadas a profesionalizar y regular esta figura, considerando los últimos avances científicos y formalizando con rigor la preparación que una mujer requiere para ser Doula.

 

Pregúntale a tu Doula por su formación, cuántas horas de formación ha hecho y qué experiencia tiene. Algunas escuelas como www.quieroserdoula.com ofrecen más de 180 horas dedicadas a estudiar y entender los procesos fisiológicos y psicológicos que la mujer vive en las diferentes etapas desde la menstruación hasta la menopausia. Así como prácticas vivenciales que le han hecho revisar su propia vida y sensibilizarse para acompañar de la mejor manera. El proceso de entrenamiento que ha recorrido la Doula puede ayudar mucho a mejorar tu experiencia

 

_XM_7659

4 Las Doula puede mejorar notablemente los niveles de oxitocina

La oxitocina es una hormona que segrega de forma natural el organismo. Es liberada en momentos de placer, durante el orgasmo por ejemplo, es la hormona que predomina cuando nos enamoramos, también es la encargada de desencadenar el proceso de parto, es activada y a la vez activa las contracciones uterinas. Saberse contenido y cuidado por una Doula, confiar y sentir esa empatía, eleva los niveles de oxitocina naturalmente. La oxitocina nos ayuda a ser más intuitivas, a estar calmadas y abiertas (al contrario de la adrenalina y la cortisona que te bloquean cuando te pones nerviosa). La oxitocina hace que nuestras acciones y reacciones sean más acertadas y eficaces. La sola presencia de una Doula puede mejorar notablemente los niveles de oxitocina hasta el punto de no necesitar oxitocina sintética u otras intervenciones que pueden no ser necesarias si la mujer tiene la libertad y la tranquilidad de adentrarse en el proceso, ya sea parir o cuidar al recién nacido.

 

 

5 La Doula es una figura irremplazable, un vínculo limpio

¿Si mi marido me acompaña ( o mi madre, o mi hermana, o mi amiga) entonces no necesito una Doula, o sí?

La Doula es contratada únicamente para servir a la familia que en ella confió. No tiene prisas ni distracciones, ni ninguna preocupación que no sea velar por el bienestar de la madre y bebé a quienes acompaña. Una mirada, una escucha, un pedir silencio, bajar la luz, ayudar a calmar los nervios de papá, o traer al hijo mayor que espera ansioso, son aspectos invalorables en el proceso de parto y postparto. Con las demás personas tenemos una historia, hay juicios y programaciones concientes o no, pero la Doula es un vínculo limpio y a la vez, extremadamente íntimo, exclusivo para esa labor.

El padre puede también sentirse beneficiado por la presencia de la Doula, pues ella ayuda a gestionar las inquietudes y emociones que se están viviendo durante la titánica tarea de convertirse en madre y/o padre.

Durante mi cesárea, mi Doula me tomó la mano y le pidió a mi compañero que acercara su frente a la mía, estuvo callada la mayor parte del tiempo y solo me habló para decirme “este es tu gran shavasana”, (ella me conoce y sabe que hago yoga), sus palabras me hicieron calmar y rendir. Durante todo el proceso yo sabía que ella estaba ahí si yo tenía alguna duda o si Iván se ponía más nervioso de lo esperable. Su presencia tiñó mi experiencia de amor y contención. Tuve una cesárea hermosa y se lo agradeceré toda la vida.

Invertir en ti misma es siempre la mejor elección no solo para tu bienestar, también para el bienestar de los que te rodean. A tu Doula puedes contarle tus inquietudes más profundas relacionadas con tu feminidad o tus preocupaciones de parir y de relacionarte con el bebé recién nacido. Cuentas con tu Doula cuando las cosas pasen o no como tú esperabas dentro, o fuera de ti. Una mujer que contrata una Dolua es una mujer que cuida de sí misma y, si el núcleo de la experiencia está estable, todo lo demás marchará con la mayor armonía posible.

_XM_7666.jpg

 

Avryl Vizoso Sánchez

Madre, Doula, escritora y profesora de yoga.

https://avrylyoga.com/amo-ser-doula/

avrylyoga@gmail.com

@avrylyoga

 

 

 

Si quieres leer cómo voy en mi Formación de Doulas pincha aquí: https://avrylyoga.com/2017/12/13/amo-ser-doula/